4 factores clave en la seguridad en autobuses - AUTOBUSES SOLETO
17157
post-template-default,single,single-post,postid-17157,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

4 factores clave en la seguridad en autobuses

4 factores clave en la seguridad en autobuses

El autobús es uno de los medios de transporte más seguros. La seguridad en autobuses está detrás de las bajas cifras de siniestralidad y número de afectados.  Un autobús es una maquina de precisión. Descubre los factores clave en la seguridad en autobuses.

El autobús: una máquina casi perfecta

Los autobuses cuentan hoy con amplios sistemas de seguridad tanto pasivos como activos. Este vehículo es técnicamente muy complejo. Antes de ponerse en circulación debe pasar estrictos controles de seguridad.

La importancia de la carrocería en la seguridad en autobuses

La carrocería del autobús es un elemento fundamental a la hora de reducir el impacto en un accidente. En caso de vuelco, debe garantizar que los pasajeros sufran el menor daño posible. Para ello, se trabaja en evitar deformaciones de la carrocería. De esta forma, el vehículo mantiene una zona de supervivencia en la que minimizar los daños.

En el diseño de la carrocería de un autobús se tienen en cuenta tanto la estructura como las salidas de emergencia tanto en techos como en ventanas laterales. Unas medidas de seguridad en autobuses que reduce los daños ante una colisión.

Principales sistemas de seguridad en un autobús

Los principales sistemas de seguridad que podemos encontrar en los autobuses son:

  • Sistema de antibloqueo de Frenos: más conocido como ABS. Evitan el bloqueo de las ruedas en la frenada.
  • Sistema de control de tracción (ASR): ayudan a que se pierda la adherencia de las ruedas evitando que el autobús patine
  • Programas electrónicos de estabilidad (ESP): similar al de los turismos, pero con mayores funciones.
  • Sistemas de arranque en pendiente: evitan que el vehículo retroceda en caso de que se inicie la marcha cuesta arriba
  • Detectores de fatiga: supervisan los parpadeos y movimientos de los ojos y la cabeza del conductor. Activan alarmas si detectan fatiga.
  • Sistemas electrónicos de control de estabilidad (ESC): actúan frenando individualmente las ruedas en situaciones de riesgo para evitar derrapes tanto en sobrevirajes como subvirajes.
  • Cinturones de seguridad: El uso del cinturón de seguridad reduce entre un 20 y un 80% la probabilidad de sufrir lesiones graves y mortales en caso de accidente.

El conductor

De nada sirve tener una máquina casi perfecta, si quien está al mando no está al nivel requerido. Ser conductor de autobús requiere de una amplia formación. Además del permiso de circulación específico para vehículos de transporte de pasajeros, necesita un certificado de aptitud profesional para el transporte de viajeros (CAP).

El conductor es el quien toma las decisiones ante situaciones peligrosas. Es uno de los principales seguros de viaje. Su actitud tiene que ser la de minimizar riesgos, previendo situaciones peligrosas. De esta forma, pude anticipar a tiempo cualquier maniobra controlando las alternativas posibles. Ante imprevistos es el que debe decidir la maniobra a ejecutar para poner a salvo a los pasajeros.

Además, debe ser consciente en todo momento de la inercia del vehículo que maneja. Los autobuses mueven una gran masa en su desplazamiento lo que dificulta las maniobras. Por eso, una conducción segura es clave en la seguridad en los autobuses.

El pasajero

Los pasajeros también deben contribuir a la seguridad en los autobuses. Una de sus primeras obligaciones es llevar siempre el cinturón de seguridad abrochado. Incluso, en trayectos cortos.  A   pesar de su importancia, sólo el 20% de los pasajeros hace uso del cinturón de seguridad, tal y como recoge ‘Informe sobre el uso de cinturón de seguridad en autobuses’, realizado por Fundación MAPFRE.

Debe evitar estar de pie una vez el autobús ha iniciado la marcha. Debemos estar de pie el menor tiempo posible. Un frenazo o una colisión estando de pie puede comprometer nuestra seguridad. Una vez sentados, debemos adoptar una postura cómoda y recta que minimice los daños en caso de colisión.

Por último, debemos evitar siempre distraer al conductor. Un ruido excesivo, subidas de tono o discusiones entre pasajeros pueden hacer que el conductor se distraiga. Este debe tener puestos sus cinco sentidos en la carretera. Así que, cero distracciones.

El entorno y la carretera

El último factor clave de la seguridad en autobuses es la seguridad vial. Si el autobús tiene una avería deberá señalizarla de forma correcta y obstaculizar lo mínimo posible la calzada. De esta forma, evitaremos siniestros adicionales.

Del mismo modo, la meteorología, la situación de la calzada o el tráfico son elementos ajenos al autobús que pueden incrementar el riesgo de accidente. Ante situaciones adversas, los sistemas de seguridad activa del vehículo entrarán en funcionamiento reduciendo así la posibilidad de tener un siniestro.

¡Comparte!
No hay comentarios

Escribe un comentario